fbpx
25 enero 2021

13 NUEVOS APITERAPEUTAS CERTIFICADOS EN CENTRO INTERNACIONAL APIMEDICINA

En tiempos difíciles de pandemia, con medidas de distanciamiento social y complejos traslados de personas por todo el país, un grupo de trece alumnos-as participaron en nuestra primera jornada presencial de este año, correspondiente a la 2° fase de nuestro Curso Formación de Apiterapeuta On line que impartimos durante todo el 2020.

Alumnos-as provenientes de La Serena, Llay llay, Limache, Cartagena, Melipilla, Maipú, Las Condes y Lautaro, profundizaron en los conocimientos de apiterapia y experiencias de Enrique Allendes Carvallo, apicultor y apiterapeuta profesional quien, además los instruyó en diversas técnicas de apiterapia, masajes con miel, contraindicaciones para algunas personas y qué pasos a seguir frente a pacientes alérgicos a algún producto de la colmena.

Así, durante las jornadas (un grupo por día) los alumnos-as resolvieron dudas e interactuaron con el profesor, convirtiendo esta clase presencial en una actividad dinámica, didáctica y de apoyo mutuo.

“El curso de esta jornada fue todo un desafío, en plena pandemia, donde aprendimos bastante. Fueron dos grupos muy variados, observando mucho interés por parte de los apicultores-as por ampliar sus conocimientos y diversificar sus productos. Quiero destacar a una de las alumnas de Cartagena, que participó junto a un grupo de apicultoras de Terra miel, quien sufrió una reacción adversa a la picadura de abeja. Su interés y pasión fue tal que se puso su traje y continuó participando, lo que es muy motivador. También nos motivan los alumnos-as que viajaron desde tan lejos, logrando asistir a pesar de las restricciones del paso a paso”, señala Enrique Allendes C., fundador y director de Centro Internacional Apimedicina.

Alumnos certificados

De diversas localidades del país, trece alumnos, en dos jornadas, se comprometieron consigo mismos asistiendo a la segunda parte del Curso Formación de Apiterapeuta, dentro de ellos, apicultores, quiroprácticos, locutor radial y un grupo de mujeres apicultoras quienes se adjudicaron un fondo de Fundación PRODEMU.

Cecilia Abarca, apicultora:

“Me motivó tomar este curso el querer reinventarme de mi trabajo anterior, el transporte escolar, y así estar más con mi hijo y manejar mis tiempos. Eso es lo que mas me motiva. El curso lo encontré increíble. Había visto otros, pero me di cuenta, a través de su página web, que este curso es más didáctico, al aire libre y no encerrados en una sala, sino en un espacio natural. Lo que más destaco, es la experiencia del profesor, la dedicación que pone en todo momento, siempre apoyándonos (a través de wsp también) para que todo esto saliera bien y toda su experiencia que lo avala”.

Max Eisele, quiropráctico y masoterapeuta:

“Tomé este curso para complementar mi trabajo que realizo con otras terapias, como la quiropraxia. Requería algo que fuera más rápido o que sumara a la recuperación de los pacientes. Del curso me gustó mucho la concretud. Enrique no se va por las ramas, entrega la información precisa, es directo y preciso, siendo una persona muy capacitada, que habla con claridad sobre lo que sabe. La clase presencial se realiza en un lugar maravilloso. Super bien todo, me encantó y lo recomiendo a todo el mundo”.

Cristian Jiménez, apicultor:

“Trabajar con las abejas me fascina, y creo que la apiterapia me permitirá trabajar cerca de mi casa y mi familia para estar más tiempo con ellos. La experiencia fue muy enriquecedora. Enrique es una persona que está muy capacitada para dictar este tipo de cursos y es muy motivador. Muy buen trato, muy buen ambiente, muy agradable todo. Lo que mas me llamó la atención fue la información siempre fluida, de gran ayuda y resolvió muchas dudas que tenía respecto al tema. Eso es muy rescatable. Enrique ha tenido mucha disposición con mis dudas. Muy bonito el lugar, todo”.

Ángel Carrasco, apicultor:

“Lo que más me motivó fue aprender y conocer cosas nuevas. El curso me pareció muy acorde a su valor y a lo que entregan. La recepción 100% buena, muy recomendable para iniciarse en todo lo que significa la apicultura y la apiterapia”.

Héctor Véliz, apicultor:

“Partí hace un par de años con las abejas, un par de cajones, y quise instruirme más en el tema de la apicultura, y las alternativas que tiene, mas allá de producir miel. Todo el mundo está metido en dicha producción y yo quería una alternativa para un tipo de ingreso extra. Impecable el curso, muy buena información, el lugar de la jornada práctica muy bonito, todo bueno. Enrique es muy buen profesor, explica bien. Todo me llamó la atención. Sólo sabía cuidar a mis abejas y recolectar miel. Sobre las propiedades medicinales de cada producto, de los masajes o el tratamiento con lanceta de abeja, lo desconocía completamente. Para mi todo esto fue nuevo y muy bueno”.

Adriana Zamorano, dueña de casa:

“Tomé este curso siguiendo a mi marido Héctor, y estando acá me encantó. Es dinámico, entretenido, lo pase bien, y todo fue muy agradable. Tenía muy poco conocimiento de las abejas y la apiterapia, pues yo sólo observaba desde lejos el trabajo como apicultor de mi marido. En este curso tuve mi primer acercamiento real. Me gustó todo lo que hicimos, todo lo que mostró y enseñó Enrique y la terapia con veneno de abeja, que sirve para aliviar muchas dolencias o enfermedades”.

Francisco Curiqueo, apicultor:

“Me inscribí en este curso producto de unas dolencias que tengo yo y también mi familia, y vi la oportunidad de aprender algo nuevo. Siendo apicultor de pequeña escala, con no más de 10 cajones, vi en la apiterapia un ingreso y una forma de vida nueva para mis planes y proyectos futuros. El trabajo pasa, el conocimiento queda. Por tema pandemia, costó el tema para organizar bien las fechas de las jornadas prácticas, pero se agradece la disposición del profesor Enrique, pues no depende de él los tiempos del contexto actual. Muy bueno el recibimiento acá, de los anfitriones de casa. Lo que más me gustó de la práctica fue el grupo humano; 2°, los conocimientos, por muchas cosas que no conocía, no manejaba o sólo escuchaba y que ahora pude aprender; y la práctica, donde tendré que trabajar más mi tema motriz. Se dieron todas las condiciones para aprender”.

Patricio Pizarro, locutor radial:

“El curso me pareció muy bueno, excelente, pues Enrique es muy didáctico, enseña bien y además es un referente en la apiterapia a nivel nacional. Siempre me han gustado las abejitas y tengo amigos apicultores, en el Valle de Elqui, que me iniciaron en esto. De ahí busqué a Enrique para realizar este curso. Me gustó mucho el ambiente, el entorno y el grupo humano. Excelente todo”.

Yasmin Araneda- Prodemu

“Tomé este curso pues vi una oportunidad de agrandar el mercado de la miel, más allá de cosecharla y venderla. En Prodemu nos dieron la opción de escoger un curso, entre cosmética y apiterapia, y este es muy interesante. Personalmente, y por todas las enfermedades que tengo, me di cuenta que la apiterapia me hacía efecto, disminuyendo mis inflamaciones. Lo encontré muy entretenido. Tenía menos expectativas y quedé muy conforme. La interacción con las abejas, el hacernos trabajar, y ejercitar en la práctica me gustó”.

Violeta Muñoz- Prodemu

“Me gustó mucho el curso desde cuando comenzamos las clases on line , llamándome mucha la atención, aunque tuve problemas de conexión. Finalmente, una muy buena experiencia y si tuviera que volver a repetirlo, lo haría nuevamente. Todo me gustó, pues siempre aprendemos algo nuevo. Además, me tocó estar en una súper práctica”.

Elizabeth Ibáñez- Prodemu

“Por las enfermedades reumáticas y dolores de cabeza que, frecuentemente, la gente padece, me uní a este curso y así ayudarlas con sus dolencias. Y aunque soy alérgica, protegiéndome y cuidándome, no debería tener ningún problema, y así seguir esto que tanto me gusta. El curso me pareció excelente, muy bien explicado. Enrique tiene mucha paciencia y aprendí bastante”.

Liliana Escobar- Prodemu:

“Siempre he buscado lo natural y una medicina orgánica, sin fármacos. Es por ello por lo que nos inclinamos a tomar este curso, aprendiendo todas las propiedades que tiene una colmena y la verdad es que en estos tiempos necesitamos más cuidado para nuestra salud. Tomar fármacos desde la naturaleza, como nuestros ancestros indígenas, desde las plantas, las flores, las abejas. Feliz con el curso, lo encontré cálido y para mí, por ser muy de piel, me gustó esa parte del curso. Enrique y su equipo están muy dispuestos a ayudar y a enseñar. Me gustó mucho”.

Claudia Gómez- Prodemu:

“El curso me pareció entretenido, productivo y estaba dentro de mis expectativas. Enrique sabe mucho y uno, al empaparse de mucho conocimiento, quiere saberlo todo. Me hubiese gustado más tiempo. Igualmente, quedé super motivada. Al tener proyectos en mente, este curso me hace mucho sentido, para seguir adelante, y continuar perfeccionándome en Apiterapia porque me gustó mucho”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »